“La pesadilla yihadista” por una militante experta en cuestiones internacionales

Rescatamos este visionario artículo del Milicia nº43 escrito por una de nuestras militantes por su interés según los recientes atentados en las últias horas.

El Estado Islámico

El grupo terrorista tal y como lo conocemos ahora se llama ‘Estado Islámico’, pero ha tenido varios nombres que han ido cambiando con rapidez, al ritmo que conseguían sus objetivos. En las noticias lo comenzamos a conocer como ‘Estado Islámico de Irak y el Levante’, abreviado con el acrónimo EIIL. También se utilizan las siglas ISIS, que proceden del nombre en árabe ‘Islamic State of Iraq and al-Sham’, donde Sham hace referencia al Levante o a la Gran Siria. Al conquistar el territorio de una gran parte de Irak y Siria a lo largo de 2013 y la primera mitad de 2014, ambas palabras (‘Irak’ y ‘Sham’) desaparecieron del nombre oficial del grupo, que a partir del 29 de Junio de 2014 es simplemente Estado Islámico.

Origen

Nació gracias a Abu al Zarqaui y una combinación de simpatizantes islamistas locales alrededor de 2002. Zarqawi fue un salafista jordano que creó su red con el objetivo de derrocar al rey de Jordania, al que consideraba anti-islámico según la sharia, y por ello coordinó a un gran número de contactos y afiliados en varios países.

Filiación a Al Qaeda

En octubre de 2004 el grupo se unió oficialmente a Al Qaeda, entonces bajo la tutela de Osama Bin Laden. En una carta a otro miembro de la organización, Zarqawi señaló un plan para continuar la Guerra de Irak y crear un Estado Islámico, mediante la extensión de la guerra a los países vecinos.
En 2006, Al Qaeda creó una organización para intentar unificar a todos los insurgentes suníes de Irak. La organización creció y congregó a miles de combatientes.
Ante esta situación, Estados Unidos intentó eliminar y capturar a varios de sus miembros, incluyendo al propio Zarqawi. El liderazgo del grupo fue asumido directamente por un líder de Al Qaeda, quién más tarde declararía el Estado Islámico de Irak, poniendo al cargo de éste a al-Baghdadi.

Ruptura con Al Qaeda

El Estado Islámico de Irak de al-Baghdadi estaba bajo la tutela de Al-Masri, jefe de Al Qaeda en Irak, pero Al Qaida decidió romper definitivamente con el EI. La organización argumentó su decisión por los excesos que empleaban los yihadistas de nuevo cuño para la conquista de territorios donde aplicar la ley islámica o sharia entre los civiles.
Los desencuentros entre Baghdadi y Al Qaida se deben a que los yihadistas del EI son de una generación distinta lo que la aleja del modus operandi de quienes combatieron en Afganistán contra la URSS en los años ochenta.
Sin embargo, a al-Baghdadi no le importó demasiado aislarse: «Tengo que elegir entre el gobierno de Dios y el Estado de Zawahiri [jefe de mando de Al Qaida y sucesor de Bin Laden], y yo elijo el gobierno de Dios».

Preguntas indebidas

Es curioso como este fenómeno de separación entre estas dos organizaciones yihadistas se desarrolló en Siria, donde existe una situación muy compleja. Siria es un estado fracturado después de tres años de guerra civil, con un régimen que ahora lucha por la supervivencia mientras grupos cada vez más radicalizados y los rebeldes combaten entre sí, y contra Bachar al Assad. La realidad es que el régimen de Bachar al Assad no está luchando únicamente contra una insurrección popular, fruto de la Primavera Árabe tardía en Siria; sino que lucha contra un entramado de organizaciones terroristas.

Hezbolá, organización que la Unión Europea y EEUU se empeñan en tildar como “terrorista”, es aliada del régimen de Bachar al Assad y, por supuesto, enemiga de cualquier organización yihadista existente. Entre otras muchas razones esta alianza se debe al carácter religioso de ambos actores. Bachar al Assad es musulmán alauita, una de las divisiones del Islam más minoritarias en el mundo. Hezbolá es de carácter chiita, rama islámica que también es minoritaria, y se ha visto siempre amenazada por el Islam sunnita. Es curioso que Bachar al Assad en colaboración con Hezbolá estén protegiendo a la comunidad cristiana de los ataques de las organizaciones yihadistas. Mientras en Europa y EEUU se les tacha de opresores o terroristas.

Atentados recientes en Europa

Ante los recientes atentados sufridos en París, desencadenados por el ataque a la revista satírica Charlie Hebdo, que había publicado unas viñetas de Mahoma (una blasfemia no sólo para los integristas, sino para todos los musulmanes), conviene hacerse una serie de preguntas, no vaya a ser que todo no sea lo que parece y no sea oro todo lo que reluzca.
En primer lugar, ¿a quién beneficia este ataque? Sin duda, en primer lugar, a todos los grupos antiinmigración franceses y alemanes como el Frente Nacional de Le Pen o el Pegida alemán, que están misteriosamente vinculados a las altas esferas del sistema, sobre todo por la rama financiera. Probablemente, no sea más que un intento del propio Sistema de recoger el descontento hacia él por el lado derecho y tenerlo controlado. Pero, sobre todo, este ataque beneficia al mundialismo, que encuentra una vez más, otra excusa para meter mano en países como Siria. No sólo eso, sino que el Estado Islámico, casualmente nacido de las esferas de Al Qaeda vinculadas a la CIA, ha desestabilizado el bloque musulmán, rompiendo el equilibrio de fuerzas entre Europa y ellos, situación harto provechosa para EEUU.
Y en segundo lugar, ¿a quién perjudica? Desde luego, los más perjudicados son los musulmanes moderados de los países no oficialmente integristas como puede ser Siria. País que, casualmente, es una punta de lanza en la resistencia al mundialismo y a la globalización. Además, es necesario recalcar que en todos aquellos países musulmanes donde se han producido grandes revoluciones o movimientos sociales, el integrismo islámico ha decaído, pues está claro que no es más que un instrumento de las altas esferas, que, financiándolo, encuentran en él el arma con el que romper el tejido homogéneo de la sociedad musulmana y así poder dominarla.

Je ne suis pas Charlie Hebdo

No creemos nada de la manifestación supuesta de líderes europeos por París. No van a la cabeza de nadie, están blindados, en una calle aislada, sin más compañía que toda la sangre de sus manos y la responsabilidad de la Historia, que tarde o temprano, siempre se cumple.

***AÑADIDO***

Ante los recientes atentados de esta mañana del 26 de Junio de 2015, confirmamos nuestra posición antiintegrista que se tiene que traducir en duras medidas contra los grupos radicales y todas sus fuentes de captación.

M.V.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s