Homenaje a Alejandro Salazar y todos los caídos de Paracuellos

El 9 de Noviembre de 1936, los milicianos del Frente Popular empujaban a trompicones a un joven falangista hacia una pared. Quisieron ponerle una venda en los ojos, pero no quiso. A los pocos segundos, la descarga partió el talle de aquél muchacho. Se llamaba Alejandro. Tenía 26 años y soñaba con una España mejor.

Nosotros no vamos a olvidarle.

2015-11-08 15.04.50

Seguir leyendo