Las difamaciones de “la Sexta” sobre el SEU

lasexta.jpg

El pasado viernes 28 de abril, el programa “Equipo de Investigación” de la cadena “la Sexta” dedicó varios minutos al Sindicato Español Universitario como parte de una supuesta “investigación” en torno a un manifiesto firmado por asociaciones entre las que el SEU no figura.

Recomendamos ver la referida parte, a partir del minuto 20 en este enlace: Equipo de Investigación: Alianza Ultra

Más allá de contextualizarnos junto a Le Pen, amenazas e insultos, y hasta Revilla (el cántabro olvidadizo de su pasado político) y siempre con una intrigante música de suspense; en el programa se daba pábulo a afirmaciones totalmente falsas que consideramos necesario desmentir por el derecho a la información veraz de todos los estudiantes.

 

PRIMERO.- La supuesta “amenaza” del Sindicato Español Universitario a Equipo de Investigación. 

Ellos mismos desmienten su titular con el contenido de la noticia: se trata de un miembro de una asociación salmantina que no guarda relación alguna con el Sindicato Español Universitario. Independientemente de lo que estos “periodistas” hicieran a ese hombre para provocarle de esa forma -y por eso cortan el vídeo apareciendo solo la reacción- la mentira alcanza a la propia filiación política del hombre, inventándosela y sabiendo que no es la que mencionan.

Los verdaderos miembros del SEU fuimos advertidos el martes 28 de marzo desde primera hora de la mañana de la presencia de Equipo de Investigación en las puertas de la Facultad de Derecho por nuestros propios compañeros de clase. Que ninguno les diera lo que buscaban para un vídeo amarillista demuestra el aprecio que los propios estudiantes nos tienen frente al periodismo basura de la cadena pagada con dinero de George Soros.

equipo en derecho

Esa misma semana, los “reporteros” se acercaron a la sede que nuestro Sindicato comparte con La Falange, esperando pillar de imprevisto a alguno de nuestros miembros, para después de una pregunta sensacionalista, cortar y recolocar a gusto la respuesta y poder vender la imagen de nosotros que necesitan para justificar luego, en otros programas de la misma cadena, la violencia de ultraizquierda.

Estos “investigadores” ni siquiera se han tomado la molestia de contactar con el SEU para dar cauce a sus preguntas, como otros periodistas sí que han hecho y siempre con amabilísima respuesta por nuestra parte cuando han ido de frente y con las correspondientes preguntas acordadas.

 

SEGUNDO.- La supuesta relación entre el SEU y el Centro Social y Nacional de Salamanca

Que el SEU aparecía en el primer guión del programa estaba claro. Sin embargo, después de no haber conseguido nada de lo que buscaban, se fueron a la más absurda de las teorías para poder, de alguna forma, relacionarnos con el resto del contenido.

La única relación que estos personajes de la Sexta son capaces de establecer entre el SEU y el Centro Social y Nacional de Salamanca, es el SIU (Solución Independiente Universitaria), una asociación del SEU en Salamanca de los años 90 que posteriormente se desvinculó del SEU y terminó por desaparecer hace mucho tiempo.

Y claro, como el SIU es de Salamanca, todo lo que haya en Salamanca tiene que ver con el SEU. O al menos, eso es lo que estos periodistillas intentan hacer creer a los espectadores.

Una vez montada esta falacia, los guionistas se la dejan por escrito al supuesto “representante estudiantil” para que la diga y de ahí tirar del hilo. De risa.

Desde aquí, aprovechamos para mandar un saludo a la citada asociación salmantina, quienes suponemos habrán reído tanto como nosotros a la vista del programa.

 

TERCERO.- La adscripción política del SEU

El “representante estudiantil” que no se atreve a dar la cara en el programa, no por miedo, sino por la vergüenza de decir tantas idioteces seguidas, vincula al SEU con el conjunto de asociaciones firmantes del manifiesto.

Sin ir más lejos, todo el mundo sabe que desde 1933 el SEU es un sindicato falangista vinculado única y exclusivamente a La Falange, como figura en sus estatutos, en su propaganda y en todos sus perfiles.

Los “investigadores” que no son capaces ni de contrastar eso en nuestra página, nuestro Twitter o cualquier otro lado; o no son investigadores, sino falsarios; o son los peores investigadores que el periodismo haya conocido.

El SEU, debidamente legalizado, inscrito en el Registro Nacional de Asociaciones con número 10297, tiene su domicilio social en la calle Silva nº2, compartido con La Falange. Falangistas somos, falangistas nos decimos y como falangistas obramos. Lo que estos jaleadores de izquierda no soportan es que el SEU, como ha hecho siempre, se haya mantenido en una estricta ortodoxia ideológica y política y siempre haya ido de frente, sin esconder ni tapar su identidad jamás ni lo más mínimo.

 

CUARTO.- El blitz en la azotea de la Facultad de Derecho de la UCM

Como todos sabemos, uno de los principios del periodismo solía ser el doble chequeo de toda información publicada. Sin embargo, parece ser que el afán de veracidad ya no se encuentra de moda entre los realizadores. En el vídeo, un compañero de la Facultad de Derecho menciona la acción de propaganda llevada a cabo por el SEU el pasado curso.

Nuestro compañero, aunque no anda muy lejos de la verdad, no acierta del todo (no es su obligación saberlo), pero los periodistas sí tienen la obligación de contar la verdad supliendo las carencias de un simple estudiante.

Sin embargo, no lo hacen, porque no les interesa para nada decir que los panfletos lanzados aquél día no eran simplemente un mensaje contra la cesión de becas a refugiados, sino los siguientes, como está debidamente publicado para gusto de todos los que se molestan en buscar un poco:

Dejamos a continuación la hoja, cuyos mensajes tan de “extrema derecha” quizás no interesaba sacarlos en el programa:

seu2

 

QUINTO.- La violencia en las aulas

Los presentadores del programa no dudan en dar por sentado las afirmaciones sesgadas sobre el SEU, vertidas por el mismo tipo que no es capaz ni de dar la cara ni de situarlo políticamente.

Pese a su intención de intentar representarnos como un tenebroso foco de violencia, lo que todos los estudiantes saben es que la violencia es la Universidad es siempre, de primeras, unidireccional, de la extrema izquierda hacia los estudiantes que no piensan como ellos.

No se les ha ocurrido, por ejemplo, mencionar las amenazas de muerte que recibimos casi a diario y sobre las que se puede leer aquí. 

cgb3sqsw8aant8y

Pero ya que estamos hablando de la Complutense, quizás toque recordar la paliza a los miembros de la Asociación Universitaria Foro Francisco de Vitoria, el intento de reventar charlas en los últimos cursos, los empujones a los miembros de la Asociación Atlántida, los agredidos en las 3 últimas huelgas al querer acceder a clase, los representantes de estudiantes (estos sí, electos) que han visto las ruedas de sus coches rajadas y un largo etcétera del que los estudiantes todos tenemos constancia.

 

SEXTO.- Las supuestas redes de captación de “la extrema derecha”

Los cutres guionistas de la comedia del pasado viernes pretenden plantear como opuestas la formación de los estudiantes y la participación en la vida universitaria del Sindicato Español Universitario -a quien, no lo olvidemos, se le debe el probablemente mejor programa de reforma universitaria en su época, al acabar la Guerra Civil-.

Según la letra del programa “aquí pueden ser captados por las redes de la extrema derecha”. Quizás por algún problema de dislexia, los realizadores se querían referir a la extrema izquierda. Pasamos a mencionarles una serie de grupos de extrema izquierda que no son universitarios pero interfieren diariamente en la vida de la Universidad: Unión de Juventudes Comunistas de España, Juventudes Libertarias, Federación de Estudiantes Libertarios, Bloque Antifascista Estudiantil, Reconstrucción Comunista, Colectivo de Jóvenes Comunistas, Izquierda Revolucionaria… y ésto sólo en la Complutense, encontrando en provincias  la presión añadida de grupos separatistas y de corte proetarra como Yesca en Castilla o los borrokas en Vascongadas.

Las únicas redes que existen en la universidad son las de extrema izquierda, donde en concreto, en la Complutense, las asociaciones de cada Facultad ponen y deponen decanos y Rectores a gusto, y son amparados desde las instituciones, como el Rectorado, la Delegación de Estudiantes, el Claustro, y etcétera. Pasamos a mencionar unas cuantas asociaciones con miembros de extrema izquierda a los que los señores de Equipo de Investigación podrían haber preguntado: Unión de Historiadores Progresistas, La Caverna, Puño y Letra, Unión de Estudiantes Progresistas, Contrapoder, Hipatia…

Esta situación de monopolio y discurso único, negacionista de la disidencia y de coacción hacia la pluralidad política, ha sido ampliamente denunciada por este Sindicato al que pese a su masa social se le niega, por las más antijurídicas vías, el derecho de asociación sin ir más lejos.

Lo opuesto a la formación de los estudiantes no es el Sindicato Español Universitario (cuyo lema es Estudio y Acción), sino la extrema izquierda del porro y el botellón, de la hoz y el martillo, de discurso estrictamente económico olvidando que el principal problema de las Universidades occidentales es el fenómeno tecnificador.

Donde acaba la formación, empieza la extrema izquierda.

 

SÉPTIMO.- El SEU como supuesto “comando fantasma” del “fascismo 2.0”

En el programa se intenta dar una imagen del Sindicato en la que los miembros, ocultos y desconocidos, visitan la Universidad de forma intempestiva para pintar paredes y así captar militancia.

Nada más lejos de la realidad, lo cierto es que los miembros de este Sindicato lo son abiertamente, pues salvo la extrema izquierda, la mayoría de los estudiantes simpatiza con un proyecto alternativo al que durante 40 años ha paseado la hoz y el martillo por nuestros pasillos.

El expertísimo “representante estudiantil” al que consultan los “investigadores” omite deliberadamente las principales formas de expresión del Sindicato, que son cauces tan normales como el reparto mensual de folletos o la cuelga de pancartas a plena luz del día y a cara descubierta, como se puede contrastar en nuestra propia web.

Y, por último, aquello lo que sus amigos de extrema izquierda odian no poder controlar: el boca a boca, el día a día y el ejemplo personal de estudio, coherencia y entrega, que son las principales formas de los estudiantes para sentirse llamados a nuestra causa.

 

Cabe concluir, por tanto, lo siguiente:

  1. El Sindicato Español Universitario es una asociación legal, autónoma, falangista y universitaria que no reniega ni esconde su identidad.
  2. Sus cauces de expresión y sus actividades son públicos y consultables por cualquier interesado.
  3. La única adscripción política de este Sindicato es a La Falange.
  4. El programa del pasado viernes es deliberadamente falso.
  5. La Sexta sigue normalizando y justificando, con su silencio y contrarios imaginarios, la violencia de la extrema izquierda.

Quien quiera conocernos, no tiene más que venir a nosotros: sabremos solucionarle el problema que tenga.

¡Estudio y Acción!

Secretaría de Prensa y Propaganda del Sindicato Español Universitario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s